8ª Consideración de la Pandemia: Lo Evitable y lo Inevitable.

“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”. Cicerón.

La Política democrática es para el servicio social. El Pueblo cumple unas obligaciones que le pueden imponer sus Gobernantes que tiene unos deberes. Y viceversa: el Pueblo tiene unos deberes que a veces incumple, pero el Estado democrático tiene medios para solucionarlo. ¿Pero cuando tus Gobernantes demuestran poca inteligencia, ineficiencia, desorganización? No son buenos Gobernantes.

foto en blanco y negro, resistir

El problema es que un político, un dirigente sindicado o un eclesiástico que mira por ponerse primero antes la Vacuna por delante de los más débiles, demuestra su verdadera calaña: una pésima calidad humana y una voluntad maliciosa. Cuando los políticos demuestran que las grandes Empresas como las Farmacéuticas -entre otras que han aprovechado la crisis de salud-, han burlado «sus expectativas» demuestran que su ignorancia mayúscula. A esta crisis, -dice un amigo-, «le han faltado más sociólogos y menos políticos».

Todo lo que está pasando en los países europeos, y lo que nos queda por pasar de la Pandemia, las Vacunas y los Medicamentos que nos harán llegar a tiempos mejores, están demostrando LO PEOR de los PEORES y los MEJOR de los mejores.

Opino que muchas situaciones que estamos viviendo, deberían haber sido evitables: entre ellas, el número de muertes que la Pandemia está produciendo por la falta de deberes de algunos ciudadanos y otros tantos políticos.

La pandemia sacará la mejor y lo peor de ti. Y de la sociedad económica. Y de nuestros gobernantes. Lo estamos viviendo…

lo que me dice tu mirada con filosofia

Lo Evitable es lo que han permitido nuestros tontos más listos. Lo Inevitable es la pobreza, la ruina y el cansancio que ya está provocando a nuestra inmensa sociedady a nuestros médicos en primera línea. Mientras tanto, esperemos a nuestro turno de vacunación. De una gripe mortal que ha venido para quedarse por más tiempo de lo inevitable. ¿O era Evitable?

Y esperemos a la Cuarta Ola después de Semana Santa, que provocaremos por egoísmo personal y una desidia política inevitable…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *