La tribu entera y el incendio de la Villa.

Hace años encontré impreso en un folleto de una librería una frase que recorté y lo puse en mi ya desaparecido panel de avisos en mi despacho:

Para criar a un niño hace falta la tribu entera.

Proverbio Africano.

Eso intenté en la educación de mi hija. Que participaran sobre todo sus abuelos por aquello de la sabiduría y cariño, sus tíos y primos y también los verdaderos amigos de la familia. Sus progenitores lo seguimos haciendo con amor y espera.

Los años corren y observo con curiosidad y atención el nacimiento de los nuevos tipos de familias. Y también nuevas letras en las siglas de los colectivos sexuales que merecen derechos como el resto de otros colectivos. Aparecen hasta en modernos emojis (dibujos) de las redes sociales. Estoy en la duda razonable de que no todo lo que se dibuja o se literaliza, existe o tiene que existir por necesidad y beneficio de la madre naturaleza. (-Sobre todo porque hay un nuevo zombi verde «tipo Yoda» que daría mucho respeto encontrarlo hecho realidad en una sobria noche-).

Sin duda la sociedad (vida social), la cultura (escuela, lecturas, música…) y los móviles son las nuevas madres y padres de las nuevas generaciones…

Es algo inevitable, necesario y bueno ¿hasta cierto punto? Desde el momento en que las Madres y los Padres han desertado -consciente o inconscientemente- de la información y educación de sus hijos, entregándolos al baile y letras del ídolo musical de moda, a las tendencias de belleza de las redes, a los criterios de «valores» de la mayoría de los de su escuela, o a la imposición indiscutible de ideas de algunos grupos visibles y poderosos, la Tribu ha dejado de educar, de dar valores y herramientas.

¡Ya existe el emoji!

Estamos dejando que los niños y adolescentes salgan a cazar a un terreno asilvestrado en la vida social sin tener los conocimientos adecuados a su edad y a su madurez física y sexual. Nunca he leído o visto en documentales que un Jefe de ancestrales Tribus dejen a su primogénito adolescente, solo frente a una fiera para que pase de la edad joven a la adulta si no aún está preparado. Aunque lleve una larga y afilada lanza, si antes no tiene información, preparación y la fuerza necesaria, la prueba terminará en las fauces babeantes de la bestia.

Termino con una preocupación legítima. Al asegurarme la veracidad y literalidad de la cita encontré otra, también de la sabiduría milenaria del continente olvidado y relacionado con la primera:

El niño que no fue abrazado por su tribu, cuando sea adulto, quemará su aldea para poder sentir su calor

Proverbio Africano.

2 comentarios en “La tribu entera y el incendio de la Villa.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *