Los negacionistas empeoráis las cosas… 3ª Consideración de la Pandemia 2020.

Como diría mi Madre: -¡Lo que nos faltaba! -. Desde que comenzó la mortífera Pandemia y se ha ido extendiendo en los países de todo el Mundo y después, donde se creía vencida, vuelve por la excesiva confianza de la población con rebrotes quizás más severos…

El cinturón de seguridad nació de la caída en las naves al llegar al Horizonte...
El cinturón de seguridad nació a raíz de la caída al final del horizonte…

Ahora aparecen ellos: los NEGACIONISTAS de la Covid-19 y los Antivacunas. Todas las opiniones son respetables. Pero también son discutibles. Y científicamente demostrables. Me llegan por diversas Fuentes de comunicación los bulos, y las noticias en las televisiones, radios y prensa. Con ellos, no podrás disertar, discutir o demostrar. Tendrás que ladrar, gritar sin mascarilla y enfadarte para ver quién tiene la razón. O tirar la toalla, porque sencillamente se dan la vuelta para no oír lo que les molesta oír y hiere su infundado orgullo intelectual.

Con ellos la Tierra vuelve a ser plana, aunque les enseñes una fotografía de la forma geoide del Planeta desde el espacio…

La única y triste verdad es que todas estas personas están difundiendo la Pandemia y provocando muertos. Los que crean estas OPINIONES CONSPIRATORIAS, les recomiendo lecturas de las mejores revistas científicas, no de Blogs baratos o de mensajes de Redes Sociales para ignorantes. Que vayan a los Hospitales a ver morir a los enfermos o que quiten los EPIS amablemente a los sacrificados servicios sanitarios que nos atienden. No. No lo harán porque son unos cómodos cobardes que prefieren no creer los evidente: LOS NÚMEROS DE MUERTOS. Vayan a los cementerios y busquen el nombre de mis amigos muertos por COVID. O sigan sacando a la calle a mi manipulable Madre ancianita. Esperando a que enferme al salir sin mascarilla aunque los Hospitales de mi ciudad estén saturados. Caiga sobre su conciencia. Si la tienen. Que lo dudo.

Queremos ver a los Negacionistas y Antivacunas fuera de los Hospitales y Cementerios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *